martes, 29 de diciembre de 2015

Portugal: Si perdemos tanto, alguien ganó en Banif



 
Francisco Louça
De hecho, la trama viene de lejos y sólo por razones políticas se ocultó la cuestión de Banif bajo un acuerdo o una concesión del Gobernador del Banco de Portugal a las necesidades electorales de Passos Coelho.
Desde este fin de semana somos al menos 2.000 millones de euros más pobres, a pesar de la declaración seráfica del Banco de Portugal intentando presentar todo como normal. El primer ministro asumió las perdidas. Y el Banco Santander se enriqueció, así como eventualmente los beneficiarios de algunos juegos de la banca en los últimos días o semanas con Banif.
También se puede añadir que, en realidad, el problema viene de lejos y sólo por razones políticas se ocultó la cuestión de Banif bajo un acuerdo o una concesión del Gobernador del Banco de Portugal a las necesidades electorales de Passos Coelho.
Los errores se apilaron a lo largo del año, a pesar de las señales de advertencia claras: un intento extravagante de recibir como accionista a la familia gobernante de Guinea Ecuatorial, el impago de la deuda con el Estado desde enero y, finalmente, la evidencia de la vulnerabilidad de Banif en los últimos meses, con ocho planes de reestructuración del banco rechazados por los organismos europeos.
No hubo ninguna respuesta de las autoridades portuguesas. La dirección de Banif debería haber sido despedida y el estado debería haberse hecho responsable de la gestión del banco (con el 60% de las acciones, la cosa habría sido trivial), pero prefirió la inacción y la podredumbre. Tomé y Luis Amado continuaron tranquilamente explicando al país lo que esperaban que hiciéramos por ellos.
La semana pasada, las cosas empeoraron. Alguien lanzó el rumor de la liquidación del banco y así provocó la fuga de depósitos. Si no fue un comprador intentando hacer irreversible la presión sobre los representantes del Estado, alguien lo imitó muy bien. Mientras tanto, la crisis exigió cientos de millones de préstamos de liquidez de euros y el plazo para una solución se terminó. Añadamos por último, que, por razones enigmáticas, la CMVM sólo suspendió el fin de semana la cotización de las acciones en la bolsa de valores.
A los errores de año, la catástrofe de una semana.
Vieira Pereira, columnista conservador y sin duda cercano a los puntos de vista de aquellos que han gobernado Portugal, lo escribió con toda propiedad y cierto pesar: el banco es un problema sistémico. O nos deshacemos de él o seguimos pagando.
Pero incluso esperando medidas de fondo para abordar este problema sistémico de todo el sistema bancario, hay cuestiones inmediatas que esperan respuestas.
En primer lugar, el Gobernador del Banco de Portugal, después del BES y Banif, ¿no saca ninguna conclusión sobre el deterioro de la confianza en la banca, sobre su liderazgo y, en estos dos casos, sobre su responsabilidad directa?
En segundo lugar, ¿el gobierno entiende que es necesaria una nueva forma de supervisión y una nueva institución capaz de rescatar a los bancos en riesgo?, ¿qué pasos dará en este sentido?
En tercer lugar, ¿queremos someter a Portugal a un régimen de rescate que, según la Unión Bancaria, implica forzosamente una desconfianza permanente de los depositantes?
Francisco Louça
catedrático de economía de la Universidad de Lisboa, ex parlamentario y miembro del Bloco de Esquerda.
Fuente: Sinpermiso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada