viernes, 4 de diciembre de 2015

La porra del CIS

 

Los españoles confían más en las porras que en las encuestas. Porque una encuesta es presupuesto, que como se sabe nunca se cumple, y una porra es un deseo. La porra es la encuesta off the record de España. Sin embargo, de la encuesta publicada hoy por el CIS o Centro de Investigaciones Sociológicas, y que es la más amplia y acreditada, se puede decir, con tristeza y con dolor, que es congruente con lo que, en mi opinión, desea la sociedad española en este tiempo: No quiere que siga gobernando el PP con su actual mayoría y lo castiga pero no lo retira de la competición pese a sus desmanes de corrupción y libertades cercenadas. Le reconoce sus méritos económicos y se fía más de ellos que los de sus opositores. El pueblo español no quiere aventuras que juzga peligrosas. Sin embargo le nombra un tutor, que le pondrá condiciones aun desde la misma trinchera. Según el CIS, en los próximos cuatro años en España mandará Ciudadanos. Que no caerá en la trampa de entrar en el Gobierno con el consiguiente desgaste. Se reservan para la próxima. El PSOE, el pobre PSOE, no solo no sube sino que cae hasta índices que apuntillarán a su líder Sánchez. Ha nadado entre tantas aguas que se lo llevará la corriente, probablemente andaluza. Le han faltado embrujo y garra, por mucha simpatía que quiera irradiar. Podemos y Asociados, o Asociados y Podemos, no entran en el meollo del poder por los tumbos que ha dado y por el miedo que ha infundido y no ha conseguido disipar. Podemos se ha quedado en un “sí, pero no”. Los españoles, parece, no están por extremismos ni por centrismos no validados y sin pedigrí. Prueba de ello sería el paupérrimo resultado de Izquierda Unida, fundida en Unidad Popular. Los nacionalismos, a causa de sus cuitas, quedan reducidos a comparsas innecesarias.

Tampoco parece probable que PSOE, Podemos y Ciudadanos acuerden tras las elecciones unirse para desbancar del Gobierno al PP a costa de hacer Presidente al líder de Ciudadanos.

Total que la encuesta del CIS coincide con la porra más previsible. Si esto es lo que quiere la mayoría de españoles, habrá que aceptarlo, además de lamentarlo. Desde el día 21 España se habrá hecho una pequeña cirugía estética, pero su esencia y comportamientos serán los mismos. Los pobres seguirán siendo pobres, y los ricos, ricos. Ni el PP ni Ciudadanos aliviarán la desigualdad, y las clases medias estarán satisfechas. Seguiremos haciendo porras y encuestas, y la mediocridad intelectual y social será nuestro algoritmo vital. Cuatro años más para solucionar la decepción. Salvo que todavía pensáramos que aún es tiempo para la porra de la sorpresa. Si todos los políticos dicen siempre que la mejor encuesta es la de las urnas, ¿por qué no decir nosotros los ciudadanos que la mejor porra es la que racionalmente quiebre las encuestas?

¡Qué dura de pelar es esta encuesta del CIS! ¿Y si no fuera más que una porra que han hecho unos funcionarios? Hagan ustedes la suya, que seguro será la buena.

Arturo González

Fuente: Público.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada