lunes, 26 de enero de 2015

Una victoria contra los augurios

 

Juan Antonio Sacaluga | Sistema Digital

 

Syriza

Syriza ha ganado las elecciones legislativas en Grecia. Es una victoria contra los augurios del miedo, el catastrofismo y el inmovilismo. Más de un tercio de los griegos (36,5%) ha votado el cambio más radical desde el restablecimiento de la democracia, hace 34 años. Grecia es el primer país que desafía de forma abierta la política europea de austeridad, que ha contribuido no poco a prolongar y profundizar la crisis iniciada hace siete años.

En la misma noche del triunfo electoral de Syriza, y en particular de su líder, Alexis Tsipras, el hombre político del año en Europa, estas son diez preguntas urgentes a formular:

1.- A dos escaños (149) de la mayoría absoluta, ¿qué gobierno formará Tsipras? ¿Será monocolor, como ha manifestado en campaña, o integrará a algunas de las fuerzas políticas que se le han ofrecido durante la campaña para consolidar el cambio?

2.- ¿Mantendrá Syriza el programa electoral o realizará adaptaciones, sin renunciar a lo fundamental, con objeto de favorecer un pacto con la UE? ¿Se mantendrá los 'cuatro pilares' del programa de crecimiento económico (ayudas sociales de emergencia, inversiones en infraestructuras mediante una reforma fiscal en profundidad, elevación del salario mínimo acompañado de la revocación de la legislación neoliberal en materia de contratos y derecho laboral y, finalmente, renovación de la política para combatir la corrupción y el despilfarro)?

3.- ¿Qué actitud tendrán los poderes económicos griegos, sus agentes conservadores y los grandes intereses opuestos a un cambio de orientación en el país? ¿Habrá un boicot del del sistema económico? ¿Habrá 'pánico del capital'?

4.- ¿Aceptará lealmente la troika el resultado de las elecciones griegas u optará por mantenerse intransigente en no renegociar cantidad y plazos de la deuda (        175% de PIB), que asfixia al país, para probar la determinación de Tsipras?

5.- ¿Hay margen para un compromiso, sin poner a Grecia en la difícil situación de renunciar al euro (por la vía que sea, ya que formalmente no se puede salir del esquema de moneda única sin abandonar el club), y sin que la UE vulnere sus propias decisiones?

6.- En el delicado toma y daca de la previsible negociación, ¿mantendrá Syriza la unidad interna o hay un riesgo algo de que ese tercio contestatario del partido comience a denunciar a Tsipras de debilidad o de oportunismo?

7.- ¿Qué será del PASOK, el partido de los socialistas griegos, reducidos a la irrelevancia con un resultado que no llega al 5% y le hace perder veinte diputados con respecto a 2012? ¿Habrá  autocrítica sincera? ¿Se convocará un congreso extraordinario? ¿Se mantendrá la escisión de Papandreu, a pesar de que su fuerza política, el Movimiento de los demócratas socialistas, no ha conseguido pasar el umbral del 3% y estará ausente en el nuevo Parlamento?

8.- ¿Qué lectura harán los demócratas griegos del preocupante ascenso de los neonazis de 'Amanecer Dorado', que se encaraman al tercer puesto y, aunque pierdan un diputado, contarán aún con 17 parlamentarios, pese a tener a parte de su cúpula directiva entre rejas? ¿Se intentará hacer más civilizados sus comportamientos o se vivirá con ellos como un caso perdido?

9.- ¿Qué efecto tendrá el triunfo de una fuerza política que cuestiona la ortodoxia europea sin ambages ni dobles discursos en los partidos socialdemócratas que cuestionan la austeridad, pero no han sido capaces de acabar con ella? ¿Habrá un cambio de discurso y de propuestas de los socialistas o seguirán insistiendo en la combinación de 'rigor' y 'crecimiento'?

10.- Relacionada con la incógnita anterior, ¿qué efectos electorales puede tener el vuelco político en Grecia en las próximas citas electorales europeas, en particular en los países del sur, con especial atención a España, donde existe, y de forma pujante, una formación como 'Podemos', gemela de Syriza?

nuevatribuna.es | 26 Enero 2015 - 10:45 h.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada